Lagrimeo

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Lagrimeo
Las lágrimas son necesarias para una adecuada lubricación del ojo. Al mismo tiempo permiten junto con el parpadeo que las partículas y cuerpos extraños del ambiente no se queden adheridos a la superficie del ojo. Las lágrimas también cumplen para nuestros ojos con una importante función defensiva frente a las infecciones gracias a su poder antimicrobiano y una función "respiratoria" suministrando oxigeno a nuestras corneas. Por último una adecuada capa lagrimal es necesaria para tener una calidad visual óptima.

La via lagrimal

En condiciones normales la lágrima es desaguada a través de la vía lagrimal desde el ojo hasta la fosa nasal. La vía lagrimal comienza con unos diminutos orificios llamados puntos lagrimales, que se encuentran situados en la zona interna de los párpados superior e inferior. Desde ahí se continúan por unos canaliculos que la conducen hasta un pequeño depósito ubicado en el interior del hueso entre la nariz y el ojo. Finalmente desde ahi las lágrimas discurren a través de un estrecho conducto hasta el interior de la nariz.

Causas de lagrimeo

Sequedad ocular. Aunque pueda parecer contradictorio una de las causas más frecuentes de lagrimeo es la sequedad de los ojos. En estos casos los pacientes suelen presentar típicamente molestias como sensación de arenilla, escozor, enrojecimiento, y esporádicamente episodios de lagrimeo repentino.

Obstrucción congénita en el recién nacido. De un 10 a un 15% de los recién nacidos sufren de obstrucción de la vía lagrimal, eso les produce un lagrimeo excesivo y enrojecimiento en los ojos. Como consecuencia del estancamiento de la lágrima es habitual que también presenten conjuntivitis de repetición. En la mayoría de los casos, el problema se resuelve naturalmente en los primeros meses de vida. Sin embargo, algunos persisten y requieren que un oftalmólogo les dé seguimiento. Normalmente se suelen tratar con medidas higiénicas y tratamientos médicos y sólo en determinados casos es necesario realizar un sondaje para permeabilizar la vía lagrimal.

Obstrucción crónica en el adulto. Es una patología relativamente frecuente y que suele estar relacionada con el envejecimiento. No obstante a veces también puede estar provocada por causas traumáticas, desviación del tabique nasal, procesos inflamatorios crónicos etcétera. La interrupción del flujo lagrimal puede traer consigo la aparición de una sobreinfección. Cuando ésta se produce de un modo repentino se conoce como dacriocistitis aguda (rija en términos vulgares). En estos casos aparece un abceso doloroso relleno de pus que debe ser tratado con antibióticos, antiinflamatorios y eventualmente con un drenaje del mismo.

Tratamiento

Dacriocistorinostomia transcanalicular con laser de diodo. En Tecnolaser disponemos de la técnica más novedosa para tratar el lagrimeo del adulto secundario a una obstrucción crónica de la vía lagrimal. Consiste en la introducción de una fibra láser muy fina a través del punto lagrimal hasta alcanzar el saco lagrimal. Una vez posicionada la sonda en el lugar correcto se aplica energía láser hasta crear un orificio en el hueso. De este modo se comunica de manera directa la fosa nasal con la vía lagrimal permitiendo así nuevamente el desagüe de la lágrima. Esta técnica proporciona numerosas ventajas con respecto a sus predecesoras como son:

Mayor comodidad. La intervención suele durar menos de 20 minutos y se realiza con anestesia local. Al tratarse de una cirugía poco invasiva presenta un posoperatorio menos molesto que permite una incorporación rápida a la actividad cotidiana del paciente. Esta técnica evita al mismo tiempo la creación de cicatrices antiestéticas.

Mayor seguridad. La anestesia local permite intervenir a pacientes independientemente de su edad o de la existencia de otras patologías generales. Al mismo tiempo la menor posibilidad de sangrado permite realizar la intervención en pacientes con tratamientos antiagregantes o anticoagulantes (Sintron).


Ofertas empresa

banner 3x2 lentes de contacto

Publicidad empresa